A Puerta Cerrada

I wrote this article for my Magazine Reporting and Writing class. Our assignments are more newspaper oriented, in my opinion, not so much magazine/feature writing which is what I prefer. Oh well. I found this event really interesting so it wasn’t a drag to write. I find the MENA region fascinating, and this protest certainly represents some distinguishing factors of Arabic culture and Islam.

A puerta cerrada: los besos juveniles desafían el límite entre la tradición y la libertad en Marruecos 

“Nosotros aceptamos ver cómo los extranjeros se besan en las calles, por eso la regla sólo se aplica a los marroquíes”

Savannah Trifiro / Chaouen (Marruecos)

El 3 del octubre, tres adolescentes fueron detenidos delante de su colegio en la muy conservadora ciudad de Nador, que está en la región del Rif, al noreste de Marruecos. Dos adolescentes se besaron en una foto y la pusieron en Facebook para que todo el mundo la viera. La pareja la formaban una chica y un chico de catorce y quince años, y el fotógrafo era otro quinceañero. Su forma de combatir ciertas reglas de la religión musulmana y la cultura árabe ha cruzado una fina línea que ha provocado una controversia muy profunda. Según las autoridades y el gobierno marroquí, esta expresión viola la moral pública del país y requiere un castigo judicial.

En respuesta a estas detenciones , una semana más tarde hubo una protesta de besos en Rabat, la capital de Marruecos. Los participantes gritaban cosas como “ahora puede detenerme también” y “viva el amor”. La foto de Facebook también creó un tumulto en las redes sociales. Por ejemplo, el hashtag #Freeboussa, “un beso gratis” en árabe, tomó la escena mundial de Twitter. Lo que parece un simple acto, para muchos se ha convertido en un fenómeno global. Las organizaciones internacionales y los grupos de derechos humanos se han ido incorporando a la polémica, criticando las leyes marroquíes y la indecencia del Reino por haber detenido a los tres jóvenes.

Image

Protesta de besos (@BelkouchHicham)

 Doua Emran, una chica de diecinueve años, dice que la sociedad esta dividida sobre esta controversia: unos apoyan la protesta a favor de los besos libres en público y otros sostienen que el amor tiene que ocultarse. En cuanto a sus propias opiniones, Doua cree que una persona debe aceptar las libertades de otras, esté de acuerdo o no. “Nosotros aceptamos ver a los extranjeros que se besan en las calles, por eso la regla [de la moral pública] solo se aplica a los marroquíes”. Para ella no tiene sentido mantener este doble rasero.

Image

Doua habla de la historia marroquí

Walid Chicharito, apoya a los jóvenes del beso. No participó en la protesta de hace dos sábados, pero la apoya, como parte de la lucha por las libertades de su país. Los adolescentes no dañaron a nadie y no causaron ningún peligro, por eso él dice que no entiende cómo los tres chicos pueden ser considerados delincuentes y encarcelados. El amigo de Walid añade que es simplemente por el hecho de que el Gobierno tiene miedo de que acontecimientos como este hagan darse cuenta a otras personas de sus libertades como individuos. Para él, las autoridades combaten su miedo al cambio social mostrando su poder e imponiendo una amenaza.

Los comentarios de la joven Doua y de Walid y su amigo contrastan con algunas reacciones a la protesta de los besos, donde, como señaló la cadena de televisión Aljazeera, ciudadanos indignados gritaron, “Ve a hacerlo a América o Europa. ¡Aquí no lo permitimos!”. En un vídeo, puede  verse cómo un hombre se enoja, arroja un vaso y entonces coge una silla con la mano y la gira, amenazando con tirársela a los jóvenes. Ese hombre refleja a quienes piensan en Marruecos que ciertas acciones tienen que hacerse a puerta cerrada y que besarse es una de ellas.

La tradición divide fuertemente los sectores sociales y los espacios públicos y privados en este país de mayoría musulmana. En cualquier religión, hay personas que practican y rezan como sus padres, simplemente siguiendo sus caminos espirituales e instrucciones estrictas. Ellos nunca tienen la oportunidad de combatir las ideas tradicionales. Se asume que obedecerán las normas y las creencias de sus familias y no tienen la libertad de establecer sus propios valores. Como dice Doua, siempre se duda al hablar abiertamente sobre un tema como este, porque nunca sabes quién te está escuchando y qué podría estarse utilizando contra ti. Parece un poco extremo, pero es la realidad para algunas personas. No tienen la capacidad de expresar muchos sentimientos, ni siquiera conocimientos. Esta situación no es común para todo el mundo, sin embargo, prevalece en algunas partes del globo donde todavía se lucha por alcanzar la democracia y la justicia.

La foto original de los chicos besándose ha desaparecido de Facebook, pero #Freeboussa siempre quedará. El trío fue liberado pocos días después de su arresto pero están a la espera del juicio.

Advertisements